Claves

2- Claves de la labor del Concursado

Ante estas acontecimientos es fundamental la labor del concursado. Son aspectos que su equipo jurídico, su equipo económico, ni su Unidad de Ayuda Concursal no pueden atender. El Concursado debe enfrentarse a su primeras decisiones críticas en un ambiente hostil. Es fácil en este punto dejarse llevar, o escuchar la recomendaciones de terceros, pero no debemos olvidar que el capital humano del Concursado le ha llevado a una posición moral que le debería permitir afrontar acciones como:

1- Retomar la iniciativa: debe controlarse los temas a ser abordados, adaptarse a una política marcada por la total transparencia.


2- No dar preferencia a la comunicación: sino encontrar la salida al Concurso.

3- Atención a la coherencia de los mensajes en el tiempo: No avanzar la salida del Concurso (adelantar que en 24 horas, se solucionarán los problemas) hasta que los problemas estén resueltos. Organizar los balances de información en cada etapa
del Concurso.

4- Hacer que evolucione la comunicación desde la óptica del fin del Concurso. Es necesario anticipar y explotar cualquier disminución de intensidad en la notoriedad del Concurso. Ejemplo: resultados de un estudio favorable a la empresa tal vez no conviene darse a conocer hasta que el Concurso haya acabado.


5- Ahorrase enemigos y buscarse amigos: usar la diplomacia, evitar conceder favores. Comprensión, desarrollar al máximo la comprensión con la parte contraria para evitar humillarla; maquiavelismo, buscar apoyos estratégicos y morales por parte de actores diferentes y de interlocutores diversos de la organización.


6- Conceder prioridad a los de casa: mantener al personal informado para evitar que ellos/as mismos constituyan un nuevo problema, prevenir a las familias antes de informar al público; asegurar un seguimiento de la información dentro de casa (comunicación interna).

7- Este trabajo de anticipación sobre las posturas a defender es fundamental, por múltiples razones:

7.1 la primera, que el Concursado evitará tropezar con el escollo de un doble lenguaje, a pesar de la diversidad de emisores de información. Hablar con una sola voz da la impresión de cohesión, por tanto de sinceridad, impresión que es fundamental en los periodos de mayor desorden.

7.2 la segunda es dar una versión única y responsable, la cual permitirá quizás despojar al caso de su virulencia y descorazonar a quién pretenda ir más lejos de lo conveniente en sus investigaciones.

7.3 la tercera, esperar que la imagen de fortaleza dada por una organización que asume, o sea, domina el Concurso, influirá en el tratamiento, pasando de una postura de acusación, a la de un cierto reconocimiento.

8- Evitar la falta de agilidad por una utilización sistemática de comunicados prefabricados, puede resultar abusiva por inadaptada a la naturaleza del Concurso, a la coyuntura o a los públicos implicados, errores de apreciación que pueden llevar a una crisis crónica, o volver la crisis legible a nuevos públicos.

9- Es esencial la simplicidad. No complicarse la vida, a veces una frase dice más que diez páginas. La simplicidad de una estrategia consiste en ser clara, incluso para un no iniciado, de forma que una frase la resuma: “Hemos presentado Concurso para proteger los puestos de trabajo!.

10- Y la coherencia de una estrategia, en periodo de concurso, permite a la empresa permanecer conservando su activo, es decir, conservando su imagen, sus valores, sus circuitos de información y de poder internos o su política de comunicación. No vale decir que “Hemos presentado Concurso para proteger los puestos de trabajo!, y presentar un ERE a las 48 horas.