Naturaleza

1- Naturaleza del Concurso

Un concurso es por naturaleza un fenómeno difícil de ser abarcado, puesto que la percepción del acontecimiento es compleja en el entorno social de cualquier organización. Sin embargo todas los Concursos comparten ciertas características comunes:

La sorpresa: no existe concurso que pueda ser totalmente anticipada, puesto que si fuese tomada íntegramente en cuenta en su planificación no sería un Concurso. Obviamente esto no quiere decir que una vez decidido el camino del Concurso se planifiquen los pasos previos.

Es único: raramente dos concursos tienen las mismas causas, y llegado el caso, las mismas causas jamás producirán los mismos efectos.

Provoca una situación de urgencia: caracterizada por las complejas dificultades que hay que afrontar y por la afluencia de informaciones negativas a atajar, tanto a nivel empresarial como a nivel humano y personal. Se impone reaccionar rápidamente, y no siempre es posible. Hay incluso que disponerse a algo básico como ganar tiempo.


Desestabilización: Las relaciones de la empresa se alteran. Los modos habituales de procedimiento se revelan inoperantes ante la súbita rapidez y violencia generadas por un concurso. En términos de comunicación, las relaciones de la empresa con su entorno resultan también modificadas.

Descenso de la calidad de la información: La calidad de los mensajes se deteriora en estado de emergencia. La irrupción de nuevos interlocutores, el traumatismo interno causado por el Concurso, etc. todos estos fenómenos se suman para deteriorar la calidad de los mensajes emitidos por la empresa: ésta no controla su discurso y se ve obligada a reaccionar antes que a tomar la iniciativa.
En este contexto, el rumor se convierte rápidamente en información.